Cultivando la felicidad

Cultivando la felicidad

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookPin on Pinterest

Podríamos hacer un Mapa de la Felicidad con los datos de los muchos estudios geográficos que indican en que país las personas son más felices.

Podríamos llenar estanterías con manuales sobre Felicidad, con indicaciones para conseguir ser feliz siguiendo unas simples claves.

Con todos estos datos y este conocimiento a nuestro alcance,

 ¿por qué seguimos buscando la ansiada FELICIDAD?,

¿qué nos impide conseguirla?

En la cultura occidental, la felicidad es un estado deseado que parece que se persigue siempre y que pocos alcanzan a conseguir. Lo que no sabemos o no queremos saber es que realmente, la felicidad esta más cerca de lo que creemos, no se trata de perseguirla, solo tenemos que aprender a  sentirla  y sobre todo entrenarnos  para mantenerla.

La felicidad es un estado del ser en el que pueden convivir internamente emociones que parecen enfrentadas como la  alegría y la  tristeza,  la frustración o la euforia, a veces puede parecer extraño… pero no lo es. Todo depende del tiempo que retengas unas u otras emociones.

A 1 paso de la felicidad

La felicidad va más allá de una emoción o un instante,  es un estado interior en el que sientes que todo está donde tiene que estar.

Es una filosofía de vida que puedes aprender  y cultivar. Y para que crezca hay que regarla cada día.

Es un término subjetivo, por eso  seguir las indicaciones de otras personas para conseguirla funcionará a veces, pero quizá también  tengas que encontrar  tus propias claves.

Podemos seguir los manuales y acercarnos a la felicidad pero para sentirla plenamente el primer paso es CONOCERNOS a nosotros mismos, aceptar quienes somos.  Saber que es fundamental para “MI”,  para sentir la felicidad que yo busco.

Como decía Mahatma Gandhi,

La felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa,

lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía

Las personas que se  conocen, que disfrutan con lo que hacen, que son coherentes con su filosofía de vida son personas felices.

Según trabajos realizados por el Dr.Martin Seligman, autor  de “La auténtica felicidad” y gran impulsor de la psicología positiva, “dar sentido a la vida más allá de uno mismo” es una de las claves para conseguir esa felicidad y para eso es fundamental conocerse, saber que queremos y cómo queremos conseguirlo.

Solo necesitamos concedernos TIEMPO.   Tiempo para parar, mirarnos dentro, comunicarnos con nosotros mismos, observar nuestros cambios, aceptarlos y seguir avanzando como personas felices.

Quizá buscar tiempo para dedicarse a uno mismo cuando las actividades diarias nos superan no parece fácil pero sino dedicas tiempo a lo que quieres conseguir, a lo que realmente dices que importa,  seguirás con la sensación de que la felicidad solo la alcanzan unos pocos.

Quizá en vez de empeñarnos en buscar la felicidad a través de la felicidad de los demás, de nuestros hijos, de nuestra pareja,  de nuestro entorno, primero deberíamos aprender a encontrar la nuestra propia y ser nosotros su referente… porque lo mejor de la felicidad es que puede ser altamente contagiosa.

Merece la pena dedicarnos tiempo para CULTIVAR nuestra FELICIDAD,

¿No crees?

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookPin on Pinterest
Educación Liderazgo RRHH Salud